f Elrevoloteodeunamariposa: febrero 2012

Unas palabras en un cristal pueden convertirse en el espejo de tu alma.

22/2/12

¡Sombrereros!
Ya sé que publico pronto pero esta entrada me hacía mucha ilusión subirla ya que es muy especial para mi sobretodo a quien va dedicada. Probablemente sea el relato más flojo que haya escrito pero ando recomponiéndome como muchos de los que me leéis bien sabéis. Así que no me enrollo más y aquí os lo dejo.
-----------------------------------



Un día fui con mi mejor amiga a un pequeño rincón de Madrid, de esos inolvidables. De los que nunca te cansarías de ir aunque fuese pleno invierno. Ese día me lleve la cámara y en la zona dónde siempre nos solíamos poner mi amiga y yo (esa maravillosa zona con vistas fantásticas) había una exposición. Una exposición en un cristal, no intenté descifrar lo que había ya que a simple vista era algo complicado pero decidí hacerle una foto. Cuando hice la foto me di cuenta que el cristal se transformó en un espejo, en el espejo de mi alma, pero observé que faltaba una parte. Pronto supe quién era el que faltaba en esa foto. Sí, tú A. Faltas tú. A ti te faltan las letras a mí la silueta. Y quiero completar este puzzle que algún día se formó sin saber cómo. Quiero ser tu mes de Diciembre. (Exactamente el día 28, cuando me dijiste “hola, ¿qué tal?”). Quiero fotografiarte, porque eres la parte que me falta.

Si te digo cuánto te quiero, ¿me querrías también?

-¿Has leído mi libro?
+No, lo intenté pero no pude.
- ¿Por qué?
+Intento leerte pero solo me escucho a mí mismo.
-Será por que lees en voz alta, ¿no?
+No, es que creo que solo eres una copia de mí, una expansión de mi megalomanía.
-Te lo tienes muy creído.
+Porque tú me dejas, al fin y al cabo eres mi autoestima.