f Elrevoloteodeunamariposa: junio 2013

El escritor

27/6/13

Sombrereros!
Aquí estoy otro jueves. Espero que llevéis bien la semana. Quería avisaros que en el blog que tengo conjunto con otras bloggeras. La entrada de esta semana la he hecho yo. Os dejo el link por si os apetece verla y comentar y desde luego participar en el proyecto.


Y como de costumbre también os dejo un texto. Este es diferente, de otro estilo y la verdad es que un poco extraño. Pero espero que os guste y que me contéis en los comentarios que os ha parecido. Y ya sabéis donde encontrarme: Twitter || Facebook || Instagram




Era miércoles. Un miércoles cualquiera. Un miércoles más. Sin inspiración. Sin nada. Tenía que terminar una novela en diez meses y ahora que tan solo me quedan siete semanas  seguía sin tener absolutamente nada. Más que mi correspondencia de todos los días. Deudas, deudas, propaganda del nuevo restaurante italiano de la esquina, más deudas…espera…una carta sin remite. De una tal –A.
Después de ver aquella extraña carta me dispuse a hacerme un café antes de leerla como si de una buena novela se tratara. Ya sabéis como son esas malditas manías que tenemos los escritores.  Y más si son viejos, como yo. Me acomodé en mi sillón. Cogí la carta con tanto cuidado por si fuese a explotar, saqué el papel que contenía e inicié la lectura.

“Querido Roberto,
Solo quiero hablar contigo, decírtelo todo por primera vez. Deberías saber toda mi vida aunque quizás ya lo sepas ya que siempre fue la tuya. Y gracias a eso solo tú conocerás mi secreto. El momento idóneo para que lo sepas es cuando no puedas darme una respuesta, cuando esté muerta. Así que si tienes esta carta en tus manos te habrás dado cuenta que ahora una muerta te está contando un secreto. Nuestro secreto.
Puede que no sepas quien soy pero siempre me has tenido cerca. En tus momentos felices y en los tristes. Y por esa razón, por no darte cuenta de mi existencia he llegado a esta situación. Y sin más dilaciones, tan solo quería decirte que te quiero, que estoy enamorada de ti y que mi vida (recuerda que esta enlazada a la tuya)  era más fácil porque existes pero a la vez complicada porque para ti no fui nada.
Siempre tuya,
-A"

En ese momento me empezaron a temblar las manos. ¿Quién era –A?¿Por qué me torturaba con esa confesión?¿Estaría muerta de verdad? Puede que tenga que investigar pero después de mucho tiempo creo que tengo una historia para mi libro y muchas ganas de descubrir que ocurre…

Foto de Tumblr
Texto de Cathiieh

Cuentos para no dormir Vol.1 - La princesa descalza y las jordans

20/6/13

Sombrereros!
Aquí estoy de nuevo. Espero que estéis bien. En la entrada de hoy os voy a pedir un favor! He participado en un concursillo y bueno gana el que más votos tiene así que ¿me votáis? :( Me haría bastante ilusión la verdad porque yo en estás cosas nunca suelo ganar...
Os dejo la imagen abajo enlazada a la entrada del blog que hace el concurso. Para votar tenéis que bajar un poquito y encontrareis un recuadro. Pincháis en mi nombre (Cathiie) y listo! Es muy rápido. Nada de registros y nada de encuestas raras...

ReiOsaki

Por otro lado os dejo un cuento, de esos de princesas y tacones...bueno tacones no, esta vez zapatillas. Espero que os guste y que me contéis que os ha parecido en los comentarios. Ya sabéis donde encontrarme: Twitter || Facebook || Instagram



Había una vez una princesa. Pero no de las típicas. Aquella princesa era de usar pocos tacones –por no decir ninguno- pero sabía que cuando llegara el momento de esperar a su príncipe azul estaría mejor con ellos. Y ese momento llegó. Con tacones. Y espero mucho. Demasiado. Tanto que se tuvo que quitar los zapatos. Justo en ese momento pasó un ser…un ser vivo. No era un príncipe, así que la princesa se mostró dura, educada y algo distante al ver que este ser se acercaba a ella.

- ¿Por qué tienes los zapatos en la mano? – preguntó él.
-Porque estoy esperando a mi príncipe y me duelen los pies.
-Pero… ¿y si te pilla descalza?
-Pues que me los ponga él, que para eso soy una princesita- dijo ella muy orgullosa y con una media sonrisa- ¿Sabes? –continuó la princesa- Es curioso pero te prefiero a ti, sin saber lo que eres. Tengo claro que un príncipe no. Esos no pueden dejar a una dama descalza.
-Te prestaría mis Jordans1 pero aún no las tengo.

Y claro, ella bajó la guardia…

Anotaciones y definiciones.
Jordans: Marca de zapatillas.

"No busco tías de esas con vestidos, nunca iré de traje.
A mi me pone una tía con Jordans y tatuajes" -Sho Hai



Foto de Nanihta
Texto de Cathiieh

Ella

16/6/13

Sombrereros!
LaIslaDeLosBlogsAquí estoy de vuelta después de una semana. Tengo que contaros una cosita, muchos de los que me seguís seguro que lo sabréis pero para los que no. He empezado un nuevo proyecto con 6 bloggers más (Tahis, ReiOsaki, Kat, Ansaher, Yahira y Egnia).Y se basa en que hemos abierto un blog y en él haremos reseñas de otros blogs. Para poder participar tan solo hay que seguir el blog que os enlazaré con la imagen de la derecha, hay que seguir ese blog, llevarse el banner del mismo y rellenar un formulario muy cortito con los datos de tu blog para que sepamos un poco sobre él. Y ya está, muy sencillo, fácil y gratuito. Os lo he explicado un poco resumido pero como he dicho a la derecha está la imagen enlazada en la que podéis cotillear e informaros bien.

También como de costumbre os dejo un pequeño texto. Espero que los disfrutéis, que me contéis que os ha parecido en los comentarios y ya sabéis donde encontrarme: Twitter || Facebook || Instagram


----------------------------------------


Ella odiaba los cambios, las decisiones y que las cosas no fuesen como quería. Esta vez tenía de las tres cosas juntas y lo que peor llevaba eran las decisiones. Decidir si dejar a alguien por no dañarse más o seguir con él por cariño amor. Ella se dio cuenta que estaba enganchada, enganchada a él. Y a pesar de ser consciente que él le hace daño, que le anula y que le trata mal, se acostumbró al color amargo de sus ojos tan amargos como el café. Al fin y al cabo si hablamos de cafés amargos hablamos de su mirada. Y ella estaba enganchada al café. No era momento para tomar decisiones…



Texto de Cathiieh



Recordémonos

9/6/13

¡Sombrereros!
Aquí estoy de nuevo dando guerra  espero que vosotros estéis bien. En la entrada de hoy os dejo mi última reseña por si os apetece verla y demás. Ya sabéis como va esto, abajo tenéis el link y lo cotilleáis.


Y también, como de costumbre voy a poner un texto, estos son de los que tengo guardados en esa carpeta de "Textos olvidados para días sin inspiración" así que espero que os guste, que me contéis que os ha parecido. Y ya sabéis donde encontrarme: Twitter || Facebook || Instagram



----------------------------------------



+¿Por qué te enamoraste de él?

- Me enamoré de él por su forma de ser. Siempre preocupándose por todo el mundo. Aunque también hay que decir que es un poco despistado. Por sus tonterías.  Por sus explicaciones. No era necesario preguntar para que me contase todo o cuando hacia algo que le gustaba, llegaba corriendo y me lo contaba con muchísima emoción. Le ponía tanta pasión a las palabras. Por su voz, esa voz de niño grande con algún que otro gallo que se le escapaba. Por su forma de levantar la ceja. Aún sigo esperando a que me enseñe, no he conseguido hacerlo. Por su forma de andar, siempre con las manos en los bolsillos, encorvado como si le pesase el mundo. Por su sonrisa, siempre está sonriendo. Transmite tanta dulzura. ¿Has conocido a alguien que quiera con la mirada? Él sabe hacerlo. Me miraba y me decía que me quería. Salían te quieros por todos sus poros. Era y es mágico.

+Y ahora, ¿por qué le odias?

-Le odio porque me destroza cada vez que se despide sin decirme lo que siente.  Porque tiene el mismo poder de hacerme de reír que de llorar. Porque no me echa de menos, o eso quiere hacerme creer. Porque me duele quererle. Le odio porque le amo y lo peor de todo es que le seguiré amando. Pero seamos sensatos. Quiero que sea feliz y conmigo no lo es. A veces las cosas se terminan sin que una de las partes lo desee.


 O eso dicen…



Foto de Zurikka
 Texto de Cathiieh